Acreditan salvaje ‘agresión a traición’ de funcionario del Serviu en Coyhaique

Fotografía: Guillermo Albano Agüero Bustamante escuchando veredicto.

COYHAIQUE (La Opinión de Chiloé) — Más allá de toda duda razonable, los magistrados del Tribunal de Juicio Oral en Lo Penal de Coyhaique declararon la culpabilidad de Guillermo Albano Agüero Bustamante (44 años) respecto a una violenta agresión a su compañero de trabajo al interior de las dependencias del Serviu de la misma ciudad, a quién dejó con severas secuelas neurológicas.

De acuerdo a antecedentes recopilados por La Opinión de Chiloé, los hechos se remiten al 8 de marzo de este año cuando Agüero Bustamante atacó a traición a L.R. por celos al interior de la Oficina de Partes de esa repartición dejándolo en estado vegetativo persistente; el incidente habría ocurrido tras enterarse que su expareja mantenía una cercanía con la víctima.

Aunque el delincuente aseveró días después que le habría dado un golpe de puño en el rostro y que L.R. cayó al suelo convulsionando, se demostró que aquello era falso. Según se pudo acreditar, Guillermo Albano tomó la cabeza de su colega desde atrás sin que éste se pudiera defender, y la azotó violentamente de manera frontal sobre el escritorio provocándole —además de una severa mordedura de lengua— un traumatismo encéfalo craneano de carácter grave, hematomas y fracturas que lo mantuvo en estado vegetativo persistente y que hoy lo tiene con una parálisis del lado derecho del cuerpo, imposibilidad de hablar y caminar, debiendo ser asistido en todas sus necesidades diarias.

Ocurrido el delito, Guillermo procedió a limpiar los rastros de sangre y posteriormente dio aviso a otros funcionarios respecto a que había encontrado a la víctima inconsciente; el aludido había declarado que le prestó los primeros auxilios a su víctima, algo que también terminó siendo falso. Ernesto Moeller, jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI de Aysén, confirmó que cuando arribaron al lugar estaba todo limpio, pero que tras aplicar un reactivo se pudo constatar la presencia de profusa sangre develándose todo. A lo anterior se sumaron las frías declaraciones del delincuente, quien ante fiscalía aseveró “yo nunca pensé que L. había sufrido algo grave, yo estaba más preocupado del sumario que me iban a hacer”.

Las lesiones sufridas por la víctima lo tienen imposibilitado de trabajar y de tener una vida normal. “No puede hablar, el tribunal pudo ver a la víctima, declararon los peritos médicos, quienes concluyen lo mismo (…) esta persona no puede expresarse, no se sabe si entiende lo que se habla y tampoco se puede dar a entender, ni siquiera por escrito ni señas” explicó la fiscal María Inés Núñez.

Tras una acusación presentada por el Ministerio Público de Coyhaique, el Tribunal de Juicio Oral condenó a Guillermo Albano Agüero Bustamante como autor del delito de lesiones graves gravísimas, a pesar que a comienzos de marzo había sido formalizado por homicidio frustrado. Sobre este punto, el Tribunal estimó que no se logró acreditar el dolo de matar, sin embargo en términos de pena asignada, ambos delitos son relativamente similares: entre 5 y 10 años de presidio.

Comentarios

comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*