Ancud: padres denuncian que su hija sufrió abuso sexual en jardín infantil municipal

Fotografía de contexto.

ANCUD (La Opinión de Chiloé) — Una severa denuncia es la que actualmente está en manos de la Fiscalía local de Ancud luego que dos padres acusaran que su pequeña hija de 2 años y 8 meses habría sufrido actos que podrían ser constitutivos de algún tipo de delito (o falta) de carácter sexual al interior de un jardín infantil dependiente de la Corporación Municipal.

De acuerdo a la declaración policial prestada por la madre de la menor a detectives de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de Ancud a la que accedió La Opinión de Chiloé, y que se registró el 14 de marzo pasado, sus abuelos habrían ido a buscar a la niña al jardín Verde Mar, ubicado al interior de las Aldeas SOS, quien tras llegar a su casa refiere dolor al orinar constatándose una eventual lesión en sus genitales. Ahí, decidieron avisar a los padres que la trasladan al Hospital donde se le realizan una serie de exámenes: “la revisó la médico de turno, la examinó y le tomó muestras de orina y dijo que no había lesiones, que quizás pudiera tratarse de un golpe, pero que volviera al día siguiente cuando estuvieran los resultados de los exámenes” dijo la progenitora.

Al otro día, la menor habría puesto resistencia para volver al establecimiento parvulario, señalando que alguien la habría golpeado, pero los papás igual la enviaron. Luego de dejarla en el lugar, la madre indica que fue al hospital a buscar los resultados de las pruebas donde se determinaba que no había nada anormal; en vista del reporte, acota que decidió ir al consultorio, pero que en el trayecto la habría llamado la directora del jardín “diciendo si podía retirar a XXXX, porque estaba muy rara y no se podía sentar porque le dolía. Le comento esto al doctor del consultorio y me dice que mejor la examine un pediatra”.

Fue entonces que la llevaron a una consulta privada porque en el Hospital habrían desechado volver a atenderla ya que los exámenes salieron normales; fue ahí donde la menor eventualmente relató que le dolían sus genitales porque otra niña la habría golpeado. La madre indica “el pediatra le preguntó qué niña le pegó, si era una niña amiga o era una niña tía y mi hija le contestó que una niña tía”, aseverando que los golpes tendrían las características de tocaciones de connotación sexual. Según la mujer, el pediatra la conminó a realizar la denuncia respectiva ya que por protocolo, él debía llamar a la Policía de Investigaciones para concretar aquello si ella no lo hacía.

El caso llegó al Tribunal de Familia de Ancud que determinó derivar a la eventual victima hacia una intervención al Programa de Protección Especializada en Maltrato y Abuso Sexual Infantil (PRM) de la comuna, todo bajo el alero de una medida de protección judicial. Según los resultados del informe del recinto especializado a los que accedió La Opinión de Chiloé, la menor sí tendría conductas sexualizadas, sí presentaría indicios que podrían delatar una aparente exposición a hechos vulneratorios en su esfera sexual y sí tendría sintomatología vinculada a un posible cuadro de estrés postraumático.

Adicionalmente, el Tribunal mandató oficiar a la Corporación Municipal de Ancud con copia al alcalde ordenando que se realice la correspondiente investigación administrativa, revelando el magistrado que el Secretario de tal repartición municipal, Jorge Eduardo Uribe Gallardo, ya tenía conocimiento de la delicada denuncia en voz de los padres.

Mientras tanto, el Ministerio Público de Ancud realiza indagatorias de carácter desformalizado que aún no terminan. Por otro lado, este fin de semana, funcionarias del jardín junto a padres y apoderados realizaron una breve manifestación en apoyo al recinto, a pesar que el caso aún tiene diligencias pendientes y que las denuncias penales de actos vejatorios de índole sexual perpetrados en contra de menores no son hacia las instituciones sino que hacia aquellas personas presuntamente responsables.

Además, y a pesar de los rumores infundados de origen desconocido, es falso que la investigación esté cerrada como profusamente se ha señalado vía redes sociales, de hecho penalmente ni siquiera se ha formalizado. Otras aseveraciones como que el caso se cerró el día jueves de la semana pasada, o que ya había un “veredicto”, o que no había pruebas que declararan culpables o inocentes a una u otra persona (jamás ha existido alguien imputado, ni mucho menos se ha realizado algún juicio para poder afirmar eso), o que incluso a los padres y apoderados del establecimiento les habrían informado “como fueron las cosas”, o que habría salido “todo a favor del jardín” (como si este tipo de denuncias fueran hacia instituciones y no hacia personas), o que los exámenes médicos fueron categóricos y determinaron que no existiría tal abuso, entre otras insólitas afirmaciones que circulan por redes sociales, muchas de ellas falsas y de carácter temerario, cuando en realidad el Ministerio Público de Ancud aún está esperando pericias e informes para decidir qué hacer.

Es el fiscal el que tendrá la última palabra si la denuncia se archiva, o tendrá la primera palabra si la denuncia deriva en una formalización y posterior acusación penal.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Aunque para cierto sector de la comunidad ancuditana las identidades de los padres y/o de la menor son de público conocimiento, La Opinión de Chiloé no revelará sus nombres bajo el principio del bien superior de la presunta víctima que aún no cumple 3 años. Sobre el nombre del jardín, éste si se menciona dada la manifestación pública del fin de semana.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios