Castro: restos indígenas milenarios serían la causa de retraso en obras de Bypass

Fotografía de contexto: Proceso de excavación de entierro humano en Puente Quilo 1.

CASTRO (La Opinión de Chiloé) — La paralización de la construcción del Bypass de Castro ya se va acercando a los dos años, siendo la causa principal el hallazgo de una serie de vestigios arqueológicos en las faenas que derivaron en un conjunto de resquemores de la empresa a cargo de las obras con el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) por las urgente necesidad de medidas para proteger y/o rescatar lo que se iba encontrando.

Tal y como reportó La Opinión de Chiloé, para Besalco era insostenible avanzar en los trabajos que se iniciaron oficialmente en noviembre de 2015, por lo que previo acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas, se puso fin de manera anticipada al contrato respectivo. La razón era clara, ya que una serie de objetos históricos comenzaron a ser encontrados en la ruta, siendo necesario paralizar las obras en tales áreas y proseguir en otros tramos donde, nuevamente, se seguían realizando hallazgos. En un comunicado, y luego de finalizar el trato con la constructora, el MOP señaló que “a través de un nuevo contrato, se podrá hacer un levantamiento y caracterización arqueológica total en la faja del camino, para posteriormente continuar con las faenas propias de la construcción del bypass”.

Para la secretaria técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, Ana Paz Cárdenas, “la isla de Chiloé y el archipiélago en general tiene presencia humana prehispánica y por lo tanto sabemos que nos vamos a encontrar con una gran cantidad de hallazgos arqueológicos. Es por eso que hemos estado en conversaciones y en diálogo con el Ministerio de Obras Públicas, justamente para que se tomen las precauciones respecto a este tema porque nos vamos a encontrar probablemente siempre con este tipo de hallazgos (…) siempre pasa que nos podemos encontrar con algún elemento que no se haya visto, que no se haya visualizado. Recordemos que todos estos hallazgos arqueológicos son bajo tierra y puede que haya evidencia en superficie como puede que no”.

Poco y nada se ha sabido sobre el tipo de vestigios encontrados dado que se ha mantenido en relativa reserva, aunque La Opinión de Chiloé confirmó que al menos hay cuatro extensos sitios donde existirían restos prehispánicos (BPC 001, BPC 002, BPC 003 y BPC 004) y en otros seis espacios hallazgos aislados de las mismas características (HA By Pass 001, HA By Pass 002, HA By Pass 003, HA By Pass 004, HA By Pass 005 y HA By Pass 006), autorizándose excavaciones en octubre de 2017 con al menos 118 pozos de sondeo distribuidos en el primer grupo y 58 pozos de sondeo distribuidos en el segundo (sin contar los pozos de control).

Varios informes ha remitido la Oficina Técnica Provincial de Chiloé del CMN vía memo al organismo encargado del patrimonio, destacando el Memo n.º25 del 19.10.2017 donde el arqueólogo Sebastián Escobar Pinto, profesional con conocimientos avanzados en osteología humana y trabajos con cementerios, dio luces preliminares del trabajo que se venía. En mayo de este año en tanto, y en vista de la magnitud de lo que se habría encontrado, el CMN acordó explorar la posibilidad de que el MOP pueda gestionar recursos para concluir etapa de caracterización de los sitios arqueológicos además de concretar un plan de cierre temporal de los sitios de manera que durante el tiempo que las obras estén paralizadas no se vean afectados en su estado de conservación.

Junto con lo anterior, el consejo accedió al pedido del arqueólogo titular para el desarrollo de las excavaciones de sondeos, Dhirodatta Vila Caviedes, por lo que aumentó el plazo de entrega de los informes y las faenas de rescate y prospección continuaron. ¿Qué se encontró?

El trabajo mantiene emocionados a los especialistas que han visitado la zona ya que se habrían logrado rescatar restos culturales probablemente de origen prehispánico como puntas de proyectiles y restos biológicos de animales y plantas que aportarían información diagnóstica en cuanto al contexto y los materiales culturales de pueblos canoeros similares a los encontrados en el sitio Quilo-1 de Ancud, en el conchal Gamboa de Castro o en el sitio Huite 11 de Quemchi. El primero por ejemplo, tendría un contexto cultural datado hacia la mitad del Holoceno (5030 ± 170 años antes del presente), mientras que el tercero sería en torno los 2.107 ± 33 años antes del presente. También se suma fragmentaria cerámica en evaluación probablemente de origen colonial.

Así lo ha reconocido el Consejo de Monumentos quien ha esgrimido que “los antecedentes culturales del área dan cuenta de intensa ocupación del sector costero de Chiloé desde tiempos prehispánicos, donde se documentan numerosos conchales y algunos sitios interiores. Específicamente para los alrededores del proyecto en cuestión, se documentan sitios como Castro 001, 002, 003, 004, Ten Ten 3, Dalcahue 058, 061, Llaullao 1, 2, 3, Gamboa 1, 2, 3, Nercón 1, 2, 3, 4, 5, Conchal Nercón, Chonchi 10, Conchal Rauco 1 y 2, San Francisco de Asís 1 y 2, entre otros que dan cuenta del continuo ocupacional del área desde momentos prehispánicos hasta momentos históricos”.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios