Crece delincuencia en Queilen y Puqueldón: ¿fracasaron políticas municipales?

Fuertes aumentos en los casos policiales de delitos de mayor connotación social (DMCS) en Queilen y Puqueldón para el primer semestre de 2016 —comparado con el mismo período de 2015— reveló recientemente la Subsecretaría de Prevención del Delito del  Ministerio del Interior y Seguridad Pública, lo que ha prendido las alarmas ante un eventual fracaso en las políticas antidelincuencia que están llevando adelante las administraciones municipales de ambas comunas que, coincidentemente, pertenecen a Chile Vamos.

Al respecto, y según cifras a las que accedió La Opinión de Chiloé, mientras toda la Provincia vio caer los casos policiales en un 12%, en Queilen subieron en 26,3% y en Puqueldón 14,3% durante el primer semestre de este año, siendo los hurtos y robos los de mayor crecimiento. Algo está pasando con las medidas para salvaguardar la seguridad ciudadana porque al revisar los antecedentes sobre la frecuencia de denuncias por delitos de mayor connotación social, los datos empeoran: aumentan a 43% en Queilen y a 25% en Puqueldón.

Las dos comunas son pequeñas y en cada Plan de Desarrollo Comunal (Pladeco) 2013-2017 tienen exactamente el mismo objetivo estratégico vinculado a la delincuencia: “el diseño e implementación de medidas que tiendan a salvaguardar la seguridad ciudadana, enfrentando problemas emergentes, tales como; el consumo de alcohol, drogas y la delincuencia” dentro del ámbito de un “Municipio Líder [Territorial] e integrador social”. De hecho, sorprende que siendo ambas comunas distintas, en cada Pladeco se vean objetivos textualmente iguales, como si se hubieran copiado mutuamente (incluso con las faltas de ortografía), algo extraño considerando que en la realización de estos documentos se invierten millonarias sumas.

Según cifras preliminares del Censo 2012, Queilen tiene 5.165 habitantes y Puqueldón posee 4.077 habitantes con tasas de crecimiento/decrecimiento poblacional de 0,4% y -1,1% respectivamente entre 2002 y 2012, por lo que las variaciones en la delincuencia son significativas y no estarían vinculadas a la llegada de nuevos residentes de otras zonas, vale decir, la mayor delincuencia provendría precisamente de queilinos y lemuyanos. Las dos municipalidades aluden en sus Placecos que implementarían un “Plan Seguridad Ciudadana en conjunto con Carabineros” plasmado en un documento que no es público, por lo que se desconocen las medidas coordinadas por el municipio y los indicadores que se diseñaron para evaluar su pertinencia y desempeño.

El caso más preocupante es Queilen, que durante el último año vio crecer la tasa de denuncias en 27,6% y el número de casos policiales en 20,5%. Ello, la transforma en la comuna con peores indicadores en cuanto a la evolución del combate contra la delincuencia, ya que en casi todo Chiloé, la prevalencia va a la baja. En términos generales, y considerando la “cifra negra”, o sea, delitos que no son conocidos por las autoridades o que no son denunciados, los datos de la Subsecretaría de Prevención del Delito ajustados indican que 3 de cada 100 queilinos (urbano y rural) fue víctima de un delito en la comuna durante el último año, mientras que hasta 24 de cada 100 habitantes podría haber sido víctima durante los últimos 10 años.

Este es un espacio de conversación y debate, ¡atrévete!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*