Curaco de Vélez: dudas tras violento incidente que dejó 1 herido grave y 2 menos graves

Fotografía de contexto.

CURACO DE VÉLEZ (La Opinión de Chiloé) — Una violenta y confusa pelea ocurrida en la comuna de Curaco de Vélez se puso en tabla este viernes en la Corte de Apelaciones de Puerto Montt con el objeto de discutir si era procedente o no decretar la prisión preventiva de un sujeto sindicado como presunto responsable de lesiones de mediana gravedad hacia dos personas, aunque él también resultó herido severamente.

De acuerdo a información judicial que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé, para los hechos en comento existen dos versiones contrapuestas que sólo la investigación del Ministerio Público de Quinchao dilucidará, y que se remiten a hechos acaecidos aproximadamente las 19.10 horas del 30 de septiembre pasado.

Por este incidente fue detenida una persona, aunque varias dudas aparecieron ante el trío de magistrados de la Corte de Apelaciones luego de revelarse que el imputado también fue agredido salvajemente por parte de los que serían las presuntas víctimas, y que en el procedimiento policial a estos últimos no se les imputó nada porque «denunciaron primero».

Primera versión

La denuncia inicial indica que J.R.H.H. habría ingresado a la propiedad de J.M.T. en el sector rural Los Palquis, comuna de Curaco de Vélez, y premunido de un palo de 1,2 metros supuestamente procedió a golpear al dueño de casa causándole lesiones menos graves. Quien inició la pelea está en veremos.

En dicho marco, y al ver que su padre era atacado, R.M.O. fue a socorrerlo, instantes en que el imputado también habría agredido al joven con el mismo palo causándole lesiones menos graves.

Posterior al incidente, el vecino presuntamente huyó de la vivienda; sin embargo, regresó hasta afuera del domicilio de las víctimas y con el mismo palo habría decidido quebrar los vidrios traseros y el parabrisas de un minibús que se encontraba estacionado en ese lugar cuyo dueño era una tercera persona. Los daños fueron avaluados en $5.000.000.-

El sujeto en comento fue detenido por funcionarios del Retén de Curaco de Vélez y puesto a disposición de la justicia pasando a control de la detención el 1 de octubre de 2019.

En tal contexto, fue formalizado como autor en grado de desarrollo consumado de dos delitos de lesiones menos graves cometidos contra padre e hijo, ilícito previsto y sancionado en el artículo 15 n.° 1 del Código Penal, y por un delito de daños simples respecto del minibús.

En esa audiencia, el juez decretó la medida cautelar la prisión preventiva esgrimiendo peligro para a la sociedad y peligro para la seguridad de las víctimas, fijándose un plazo de investigación de 60 días.

Segunda versión

Sin embargo, la defensa decidió apelar cuestionando la existencia de los delitos de lesiones menos graves, surgiendo una segunda versión de los hechos que constituiría un vuelco en todo el relato de los que supuestamente eran las víctimas.

Cabe hacer mención que a quien sería el presunto agresor se le constataron lesiones graves producto de una horrorosa golpiza, perdiendo incluso piezas dentales.

El abogado alegó en la Corte de Apelaciones que su cliente solo se defendió y que concurriría en este caso una legítima defensa personal. Todo se habría dado cuando fue a pedir explicaciones a sus vecinos porque los animales de éstos le provocarían daños a sus siembras de papas, instancia en la que los que decían ser víctimas aparentemente procedieron a golpearlo salvajemente sin hacerse responsables de los daños en el campo del agricultor.

Dice el imputado que para repeler la agresión, tuvo que tomar un palo dado que los dos sujetos no paraban de patearlo, provocándole lesiones graves que los funcionarios del Retén de Curaco de Vélez no habrían registrado. Respecto del delito de daños en el minibús, no cuestionó en ningún momento su participación.

Desde ese punto de vista, el defensor alegó que la medida cautelar de prisión preventiva era desproporcionada acusando que la decisión del juez del Juzgado de Letras y Garantía de Quinchao, Hernán Mancilla Vargas, causó agravio a su defendido ya que debió rechazar la solicitud de prisión preventiva, decretando la libertad del imputado e imponiendo medidas cautelares de menor intensidad.

Así, en mérito de los antecedentes y de lo expuesto en la audiencia por los intervinientes, la Corte de Apelaciones decidió revocar la resolución dictada por el juez de Quinchao, y en su lugar se declaró que se impongan al imputado J.R.H.H. las medidas cautelares de firma quincenal, arraigo nacional y prohibición de aproximarse a los ofendidos o su familia y los testigos de la causa.

Lo expuesto en el tribunal puertomontino ha levantado serias dudas respecto al procedimiento policial detrás de este caso toda vez que no hay registros sobre la denuncia del imputado vinculada a la falta penal descrita y sancionada en el artículo 497 del Código Penal, y que se relaciona a los daños que ocasionaron los animales ajenos en la propiedad del aludido.

Además, tampoco se ingresó la denuncia por las lesiones graves que sufrió tras la gresca, algo extraño dado que son los tribunales y no los Carabineros quienes deben decidir si imputan ilícitos en virtud de los antecedentes de cada causa. La alegación de legítima defensa fue patente ante los magistrados en el tribunal de alzada, razón por la cual determinaron dejarlo inmediatamente en libertad.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios