Curaco de Vélez: municipio se defiende tras “negocio de la fotocopia”

Véase también:
El curioso “negocio de la fotocopia” en la municipalidad de Curaco de Vélez.

CURACO DE VÉLEZ (La Opinión de Chiloé) — Molestia causó en los pasillos de la Ilustre Municipalidad de Curaco de Vélez y en varios funcionarios públicos un reportaje de La Opinión de Chiloé donde se revelan una serie de antecedentes vinculados a la interrogante ¿cómo una comuna de escasos recursos llega en un par de años a gastar alrededor de 20 millones de pesos en fotocopias pagadas a un tercero, monto equivalente a un gran y moderno centro de fotocopiado?

La publicación se volvió enormemente polémica en una zona poco acostumbrada a exponer el uso de recursos públicos, de hecho, la comuna posee uno de los peores índices de cumplimiento en transparencia activa en Chiloé según el quinto proceso de fiscalización realizado por el Consejo para la Transparencia, mientras que respecto al tratamiento que le dan a las solicitudes de información pública que recibe (Derecho de Acceso a la Información), es una de las peores de todo Chile al ocupar el puesto 12° (de un total de 345 municipios).

El texto se abocó a revisar más de medio centenar de documentos sobre lo (in)eficiente que ha resultado ser en un ítem que no parece ser oneroso hasta que se acumulan los cheques a pagar, se alude a que el ente público habría desembolsado hasta $12.211.392.- en sobrecosto por el servicio de fotocopias durante los últimos años. Y eso sin ajustar los flujos a la tasa social de descuento (del 6%), porque subiría. Es más, el cálculo fue benevolente al considerar a la energía, cuando no se debió haber incluido dentro del costo comparativo de fotocopiado propio vs tercero, porque en ambos casos, paga la municipalidad.

Ante ello, desde la repartición pública se emitió un comunicado donde se indican presuntos “serios errores o con otras intenciones desconocidas por nosotros”, los que se pasan a detallar grosso modo a continuación.

El contrato

En el punto 1 de su autodenominado “desmentido” tácito, la municipalidad menciona que sería el único Servicio Público que tiene fotocopiadora en toda la comuna y que se utiliza para labores que le competen. Si con ello se alude a que el municipio se transformó en una “beneficencia de la fotocopia” para el resto de reparticiones públicas que no tienen fotocopiadoras, el alcance del reportaje no fue indagar en cómo con recursos municipales se financiarían o no a otros, algo que podría estar en el límite de lo irregular sin un convenio de por medio.

En el punto 2 explica que todo el proceso se realizó gracias a la Licitación Pública n.°3285-5-L116 por “arriendo de fotocopiado” donde se termina contratando a Iván Mansilla Rute “por presentar una mejor oferta, contrato que actualmente está vigente hasta el 31 de diciembre de 2017, y no por un ‘trato directo’ como erróneamente lo menciona el reportaje”.

Para preparar la publicación del jueves, La Opinión de Chiloé tuvo a la vista el Decreto Municipal n.°224 del 8 de febrero de 2016 donde se consigna que efectivamente se adjudicó tal servicio y el Decreto Municipal n.°131 del 25 de enero de 2016 donde se aprueban las bases de licitación y sus anexos además de designar los miembros de la comisión evaluadora. Una licitación express.

Sin embargo, también revisó el Acta de Evaluación de oferentes del 8 de enero de 2016 cuya fecha levantó una enorme interrogante porque parece haber sido firmada 17 días antes del Decreto n.°131 (con timbre de la unidad de control el 9 de febrero), ¿cómo puede existir un acta que analiza a oferentes el 8 de enero cuando recién se aprobaron las bases de licitación el 25 de enero? pero dado que el foco del reportaje eran los desembolsos propiamente tales, no se ahondó en la documentación inicial ni en el aparente error de tipeo de la fecha en el documento o en el presunto problema con el escaneo, y por ende no se mencionó hasta ahora. Ahí se declaraba inadmisible a Dimacofi S.A. por no ser “conveniente para los intereses municipales” y que era alrededor de un 10% más barata, vale decir, si sólo durante los últimos 11 meses se ha pagado $3.617.794.-, con tal empresa hubieran ahorrado un total de $361.779.- adicionales, poco más de lo que cuesta una fotocopiadora Samsung SCX-6545NX seminueva, aunque ellos ofrecían un tiempo de respuesta de hasta 48 horas ante fallas.

Acá pareciera haber cierto problema de semántica. Si bien es cierto hay una licitación, La Opinión de Chiloé en el primer párrafo del reportaje señala textualmente que esas operaciones se realizaron “(…) a través de trato directo, sólo durante los últimos 11 meses ha expedido diversas órdenes de compra en torno a $3.617.794.- para un total aproximado de 253.347 fotocopias, y siempre con un mismo proveedor”, para después aclarar en el quinto párrafo a lo que se refería: “todo el procedimiento es relativamente simple, mes a mes la encargada de adquisiciones de la unidad de Administración y Finanzas ingresa una orden de compra directa y se concreta la operación, acumulándose así a un largo listado de registros de cheques cobrados (…)”. Cada orden de compra mensual tiene su resolución fundada en el Decreto n.°224 que la avala al no existir certeza completa de los montos totales involucrados cuando se firmó el contrato, y las operaciones se realizan directamente con el proveedor.

Si solo se tienen en cuenta las operaciones desde marzo de 2016 adscritos a la licitación que menciona, en Mercado Público se pueden verificar al menos las siguientes doce órdenes: 3285-24-SE17, 3285-207-SE16, 3285-198-SE16, 3285-172-SE16, 3285-146-SE16, 3285-114-SE16, 3285-98-SE16, 3285-93-SE16, 3285-62-SE16, 3285-56-SE16, 3285-51-SE16 y 3285-41-SE16. Además, La Opinión de Chiloé revisó más de una cincuentena de otros documentos desde el año 2009 que sumados, contabilizan alrededor de veinte millones de pesos.

¿Asunto de números o asunto de marca con fotocopiadora(s) propia(s)?

En el punto 3 del comunicado se señala que mediante contrato tiene cuatro fotocopiadoras en servicio agregando “y no 1 como nuevamente de manera errónea menciona en el reportaje”, algo que en la nota de La Opinión de Chiloé jamás se señala dado que el reportaje se aboca a mencionar el número de fotocopias y no el número de máquinas fotocopiadoras que tiene arrendadas, usando como modo meramente ilustrativo a un equipo al azar de última generación para comparar que, por si mismo, cubriría todas las necesidades curacanas de documentos por un año, y quedaría un 15% de capacidad ociosa.

Lo curioso de la respuesta es que el municipio aduce que “no se puede comparar el gasto actual que sería comprar 1 equipo nuevo, sino debería comparar la adquisición de 4 equipos nuevos para hacer el cálculo matemático básico que menciona el reportaje”, algo que es cierto pero carece de toda lógica por el 15% ocioso que queda sólo con una. Ahora bien, si se utilizara el “cálculo matemático básico” que alude el comunicado, se tiene:

■ Por ejemplo con la fotocopiadora de última generación Samsung SCX-6545NX nueva aludida por La Opinión de Chiloé, al comprar cuatro todavía existiría un ahorro de hasta $8.170.692.- o incluso se adicionarían más ahorros porque vendrían con 12 tóner gratis que representan $532.608.- Es más, el cálculo de ahorros potenciales fue conservador al descontar lo que se paga en energía, cuando en realidad no se debió hacer eso porque no es relevante para efectos de flujo de caja; un enroque plausible es crear una provisión de $600.000.- anuales para mantenciones eventuales. La capacidad instalada sería de hasta 1.200.000 fotocopias al año, cuando Curaco de Vélez requiere poco más de 250.000, o sea, capacidad ociosa del 79%; con una única fotocopiadora Samsung se cubriría la demanda completa del año, y aún se tendría alrededor de un 15% de capacidad ociosa, pero con las cuatro, la ineficiencia se incrementa en más de 400%, aunque aún los ahorros hubieran superado los ocho millones de pesos (mantenciones incluidas por hasta $600.000.- anuales).

■ En el documento escrito de puño y letra por Iván Mansilla Rute, se ofertan tres fotocopiadoras (y no cuatro), entre las que se encuentran la ECOSYS M2035dn, la ECOSYS M3040idn y la eStudio 356. La Opinión de Chiloé se contactó directamente con Kyocera Latinoamérica quienes indicaron que por ejemplo, el costo de las ECOSYS nuevas rondan como mínimo los $403.028.- y $673.970.- respectivamente, significativamente inferior a la Samsung aludida anteriormente. Sea el costo que sea, e independiente de los equipos a adquirir, los ocho millones de pesos que se logran en ahorros con Samsung serían los que se deberían superar.

■ En el sexto párrafo del reportaje publicado por La Opinión de Chiloé se mencionó un dato adicional que el comunicado obvia mencionar: el costo de una fotocopiadora Samsung seminueva a $343.910.-, en consecuencia, se podrían comprar cuatro fotocopiadoras a $1.375.640.- en total, vale decir, se tendría que pagar la marginal suma adicional de $28.740.- y se tendrían ahorros por hasta 12 millones de pesos.

Asunto de post-venta ¿con fotocopiadora(s) propia(s)?

En el punto 4 prosigue acotando: “el Municipio de Curaco de Vélez, ya tuvo fotocopiadoras propias y fue una pésima experiencia porque los servicios post-venta de las empresas no llegan hasta esta ‘pequeña y pobre Comuna’ de manera rápida y efectiva” agregando una pseudo antología sobre la compra de un televisor en una multitienda. Luego, añade que “el actual contrato ofrece una garantía de post-venta en el cual tiene 24 horas para reparar un equipo dañado o efectuar su reemplazo de manera inmediata, por ello el Municipio nunca estará por más de 1 día sin este vital medio de trabajo, ya que lamentablemente el Estado basa su trabajo operativo en documentos impresos en papel”.

Lo aseverado tiene algunas imprecisiones ya que por un lado en los cálculos presentados por La Opinión de Chiloé se incluye el costo de reposición, mientras que por otro lado se omite informar que para fotocopiadoras como Toshiba o Kyocera los servicios de mantenimiento están disponibles en Chiloé, es más, el propio Iván Mansilla Rute ha ofertado tal servicio al lado, en la comuna de Quinchao, donde por cierto también se invierten más de 5 millones al año en fotocopias pagadas a un tercero: todo un “negocio de la fotocopia” en las comunas que se asientan total o parcialmente en la isla Quinchao.

Sobre este punto, la información utilizada por La Opinión de Chiloé se basa única y exclusivamente en la disponible por Mercado Público y sus procedimientos, además de la emanada desde el propio municipio. Por lo tanto, ¿es eficiente “velar por la buena calidad de su servicio” arrendando vía Mercado Público pero no comprando vía Mercado Público? Acá se expone una contradicción asumiendo que para algunas transacciones sí sirve la plataforma de ChileCompra y para otras no, más cuando ello significa millonarios recursos que podrían ahorrarse.

Es más, dentro de la declaración no se aportan antecedentes para explicar el porqué no se opta por equipos propios más allá de hablar de experiencias de hace media década atrás con información extemporánea.

Lo que hacen los otros

Finaliza el comunicado del municipio con una insólita falacia lógica tipo argumento ad populum pidiendo revisar comparativamente a todas las reparticiones públicas en Chiloé y aludiendo a su apertura para responder dudas olvidando que es una de las comunas menos transparentes de Chiloé según el Consejo para la Transparencia, peleando el puesto con Puqueldón.

Curaco de Vélez ha sido innovador en algunas áreas. Por sólo mencionar una: la aplicación de la metodología Marco Lógico en su Pladeco, un caso raro a nivel país y muy alejado de casos sorprendentes como los de Queilen y Puqueldón quienes según expuso La Opinión de Chiloé en octubre del año pasado, tienen secciones completas iguales como si se se hubieran copiado mutuamente (incluso con las faltas de ortografía), algo extraño considerando que en la realización de estos documentos se invierten millonarias sumas. Sin embargo, para algo tan simple como las fotocopias, las cifras indicarían poca eficiencia.

Cualquier comparación que se haga respecto a las fotocopias con otros, no elimina el millonario sobrecosto que necesariamente desvía recursos que podrían usarse en políticas públicas para ese 33% de pobres (por ingresos) según la CASEN (2013) que tiene la comuna, y de la que se debe encargar el municipio curacano y no otro.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Existen otros municipios que utilizan o han utilizado la misma estrategia para las fotocopias, repitiéndose incluso el mismo proveedor y los desembolsos millonarios. Sobre aquellos, La Opinión de Chiloé ha solicitado acceso a información en algunos especialmente por la forma de financiamiento que salpicaría, incluso, a la manera en cómo se justifican gastos por la Ley Subvención Escolar Preferencial.

Este es un espacio de conversación y debate, ¡atrévete!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*