Curioso: equipo para cardiología donado al Hospital de Ancud no se utiliza

Fotografía: Holter Contec-ABPM50.

REPORTAJE DE INVESTIGACIÓN (La Opinión de Chiloé) — En octubre del año pasado, la familia ancuditana Gómez Ponce decidió donar tanto al Hospital San Carlos de Ancud como al Centro de Salud Familiar de Chonchi un Holter de Presión Arterial, equipo que permite el monitoreo ambulatorio programado y frecuente en una persona que está en movimiento por un periodo de 24 horas, y que tras ser registrada por el dispositivo, es analizada en un software para obtener un informe completo de las variaciones de la presión arterial durante el día y la noche.

La donación se realizó con el siguiente compromiso: el equipo debía estar a disposición de la comunidad ancuditana (y chonchina) que lo necesitara; es más, se coordinaron dos capacitaciones en una sala frente a la Farmacia de aproximadamente dos horas, donde se realizó una demostración de cómo se utilizaba y la forma en que traspasaban los datos a un computador para imprimir los informes, todo de manera gratuita, aunque incluso en Youtube se pueden encontrar varios tutoriales donde se describe lo sencillo de su uso.

Todo bien hasta ahí, pero en el caso de Ancud ¿qué pasó finalmente con tal equipo? Nada. De acuerdo a una carta que recibió el Director del Hospital hace más de 1 semana y a la que accedió La Opinión de Chiloé, quienes donaron el equipo aseveran que el Holter simplemente se guardó y no se está utilizando, algo insólito considerando los millonarios recursos que el Servicio de Salud Chiloé ha desembolsado en comunas vecinas precisamente para arrendar o adquirir uno. Aunque aparentemente se usó en alguna ocasión, registros sistemáticos no hay; luego, pidieron que les sea devuelto para proceder a donarlo a otro centro de salud.

Examen Holter

La Opinión de Chiloé consultó en el Policlínico de Arritmias del Hospital Clínico de la Universidad de Chile donde se señaló que el Holter de Presión Arterial permite realizar exámenes ambulatorios para el diagnóstico de algunas patologías cardíacas y/o para evaluar potenciales estrategias terapéuticas en pacientes.

El dispositivo permite el registro de la presión arterial por al menos 24 horas ya sea a través de electrodos que se ubican sobre el tórax o con un brazalete que se ubica en el brazo; ambos se conectan a un monitor puesto sobre un bolsillo o cinturón, permitiendo registrar datos para un posterior análisis. Todo se efectúa mientras el paciente realiza sus actividades diarias habituales, incluso durante el sueño.

El dispositivo que se donó en Ancud es el que utiliza un brazalete: la frecuencia de las lecturas es cada 15-20 minutos estando despierto y cada 20-30 minutos cuando se duerme.

El equipo fue recibido en esa oportunidad por la médico cardióloga Ligia Gallardo Heresmann, quien indicó de manera pública: “estamos muy contentos, nos permitirá conocer mejor de la hipertensión de nuestros pacientes” destacando lo práctico que resultaba ya que permitiría mapear la presión por 24 horas de un paciente, con lo que mejoraría la precisión en los diagnósticos de quienes los utilicen.

Holter en Castro y Queilen

Mientras el dispositivo que no se usa en Ancud le costó cero al Hospital, ¿cuánto invierte el Servicio de Salud Chiloé para tener disponibilidad de exámenes con holter?

Según la Orden de compra n.°1514-5621-SE16 del 29 de diciembre de 2016 a la que accedió La Opinión de Chiloé, el Hospital Dr. Augusto Riffart de Castro desembolsó la suma de $2.261.000.- por uno mientras que mediante la Resolución n.°3016 del 28 de septiembre de 2016, el Hospital Comunitario de Queilen decidió arrendar por un año otro pagando la suma de $1.670.760.- (10 exámenes con informe al mes).

La Opinión de Chiloé consultó vía telefónica a los proveedores de Castro y Queilen (ambos con dirección en la Región Metropolitana) quienes señalaron que sus equipos tiene similar funcionalidad al donado en Ancud (Contec ABPM50), aunque puntualmente para el caso del modelo TM-2430 que se utiliza en Queilen, la funcionalidad y modo de uso es prácticamente idéntica (en pocos meses, esa comuna ha practicado decenas de exámenes). Por lo tanto, en el ámbito técnico no existiría justificación para su no uso, entonces ¿no hay personal capacitado en el hospital? si ello fuera cierto, ¿cómo es eso posible si se realizaron dos capacitaciones? ¿y Youtube o el manual de uso? ¿no había interés en usarlo? ¿desidia, ineficiencia, falta de prolijidad para usar recursos públicos?

Vale decir, si el Hospital de Ancud utilizara el equipo que se donó, se ahorraría por lo menos $1.670.760.- por al menos 10 exámenes por mes durante 1 año considerando que el recinto tiene especialista cardiólogo disponible contratado. Es más, de acuerdo a antecedentes que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé, equipos de similar funcionalidad al donado en Ancud se utilizan no sólo en Queilen, sino que también en el Hospital de Constitución, o en consultorios de Talca, San Clemente o La Pintana por ejemplo.

Este es un espacio de conversación y debate, ¡atrévete!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*