Familia de víctima de “El Rubencito”: “se rieron de nosotros (…) porque somos gente humilde”

Fotografía: retiro de una de las víctimas en marzo de 1998.
Véase también:
¡Asesino serial de Queilen está libre! Corte le otorgó libertad condicional a “El Rubencito”.

TEMUCO (La Opinión de Chiloé) — Conmoción ha causado en la comunidad chilota la puesta en libertad de Rubén Millatureo Vargas (55 años), sujeto que cumplía presidio perpetuo simple por el brutal asesinato a hachazos de tres personas en la comuna de Queilen, hechos que lo llevaron incluso a ser sentenciado a muerte, pena que su defensa logró revertir en la Corte de Apelaciones de Puerto Montt y Corte Suprema. Hoy, tras 20 años de cumplir reclusión, está en libertad.

Millatureo Vargas, quien tenía 35 años de edad al momento de cometer los delitos, fue detenido en marzo de 1998 por el parricidio e inhumación ilegal de su padre, el homicidio calificado e inhumación ilegal de un vendedor viajero y la violación, homicidio y hurto en contra de una secretaria. Hay que recordar que la Corte de Apelaciones revocó la pena capital invocando que “para el cumplimiento de los fines de la pena basta sólo con segregarlo de la sociedad, internándolo de por vida en un centro penitenciario, más no darle muerte”, algo que fue reafirmado por los magistrados de la Corte Suprema; sin embargo, ello nunca ocurrió ya que tras cumplir los requisitos que exige la ley para acceder al beneficio de libertad condicional, actualmente está en las calles. Se presume en la ciudad de Osorno.

Tras saberse la noticia, La Opinión de Chiloé se contactó con la familia del temucano Claudio Eduardo Reyes Sandoval (36 años), joven padre que el 13 de diciembre de 1997 fue asesinado tras concurrir a la casa del homicida a cobrar $6.000.- por un par de cuadros de pintura que le había vendido; su cuerpo fue encontrado sepultado bajo la leñera. Su hija mayor, Pamela Reyes Gajardo, decidió hablar en nombre de la familia de lo que están viviendo tras enterarse de la puesta en libertad de “El Rubencito”.

Respecto a cómo se enteraron de la noticia, aclaró que fue por la prensa y que desde el ámbito de la justicia nadie les avisó a pesar del impacto que tendría la decisión en las familias de las víctimas y en la opinión pública:

“El día martes 5 de junio recibí un llamado de mi tío Heraldo Reyes, hermano mayor de mi padre que llorando me dice que me tenia malas noticias!!! (…) que el llamado ‘Chacal de Queilen’ había quedado en libertad condicional el día 2 de mayo 2018. Yo no supe que decir en ese momento, solo lloré de pena y rabia y le pregunté ¿pero cómo? ¿Por qué? Y un sin fin de preguntas. Sólo me dijo que habían apelado y había quedado en libertad.

“Nadie nos llamó, nadie nos buscó para contarnos lo que pensaban hacer con este caso. Jamás se nos pasó por la mente esta maldita decisión. Nos parece terriblemente mala la decisión… qué clase de jueces toman casos como este y dejan en libertad a un asesino. Deberían haber informado a las familias afectadas de Queilen y a nosotros (…); ¿cómo no piensan en el daño que nos causa todo esto? 20 años guardando este dolor y ahora nuevamente abrir heridas del pasado”.

Sobre la decisión tomada por la Comisión de Libertad Condicional aseveró:

“Los jueces llegan y toman decisiones, a ellos que les importa si hagan mal o bien su trabajo… ganan su sueldo sentaditos… se rieron de nosotros como familia porque somos gente humilde ya que si hubiera sido alguien conocido, de televisión o aun así el mismo presidente, jamás hubieran tomado esta decisión. Hoy día ya somos adultas, pero cuando ocurrió el crimen yo sólo tenia 14 y mi hermana menor 4, y ella no tiene ningún recuerdo de su papiro… solo fotos. Es muy triste por lo que estamos pasando. Mi madre, Bernardina Gajardo, nos sacó adelante… sola… sin ayuda de nadie… sólo mi abuelito, con ayuda de él salimos adelante y terminamos nuestros estudios… Ahora si podemos hablar, ya que en ese entonces eramos menores de edad. Solamente pedimos justicia!!! él no ha pagado ni la mitad de los años que le habían dado!!! se suponía que no saldría”.

A pesar de saber que la decisión no es apelable, indicó:

“Pedimos que reabran el caso y nos escuchen como familia afectadas y que hagan valer nuestra opinión. Estamos en todo nuestro derecho como hijas y esposa a que nos tomen en cuenta!!! buscaremos todos los medios para ser escuchadas!!! él ahora goza de su libertad… pero jamás será feliz porque no tiene a nadie!!! (…) menos mal no somos como él, si lo fuéramos ya lo estaríamos buscando y matarlo!!! pero no!!! no somos así!!! tenemos sentimientos encontrados, pero no somos asesinos ni delincuentes. Somos humildes pero sin maldad a pesar que para la justicia es llegar y matar… total rebajarían la condena y quedaríamos libres. Si no se hace justicia, Dios la hará… eso sentimos …pensamos… tenemos mucha pena… solo pedimos justicia y que nos den la oportunidad de que se reabra el caso”.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios