Impacto en Calbuco: pederasta “reformado” habría abusado de la hija que tuvo con otra escolar

Fotografía. PDI Los Lagos.

CALBUCO (La Opinión de Chiloé) — Una diligencia de la Brigada de Delitos Sexuales y Menores de la Policía de Investigaciones de Puerto Montt sorprendió la mañana de este martes a vecinos de Calbuco tras revelarse que el sujeto era un contumaz pederasta que presuntamente volvía a reincidir, esta vez, con su propia hija.

De acuerdo a antecedentes preliminares recopilados por La Opinión de Chiloé, los hechos de connotación sexual quedaron al descubierto luego que la pequeña de 5 años contara en su escuela lo que pasaba, y que el responsable sería Benedicto Tihuel Quinchamán (47 años). Lo sorprendente es que la menor habría sido manipulada por la abuela para que cambiara la versión de los hechos, algo que está en plena etapa indagatoria.

La pequeña es hija biológica del pederasta luego que el sujeto la tuviera con su hijastra de 16 años el año 2013; por ese hecho, había sido condenado a la pena de cinco años de presidio como autor del delito de estupro en 2014, pero fue uno de los tantos ofensores sexuales de menores que accedió al beneficio de libertad condicional tras cumplir tres años de cárcel. La sentencia decía “el acusado deberá cumplir la pena impuesta íntegra y efectivamente, sirviéndole de abono el tiempo en que ha permanecido privado de libertad por esta causa”, algo que nunca pasó.

Al salir, se fue a vivir a Calbuco con la abuela que tenía a la niña a su cuidado; aparentemente, la mujer prefirió aceptar al pederasta entre sus puertas y expulsó a su propia hija (hoy de 21 años) que vivió un calvario durante el embarazo y posterior al nacimiento ya que su madre nunca la perdonó por “haberle quitado a su amor”.

En julio de 2013, el sujeto fue formalizado de haber violado reiteradamente a la hija de su pareja en la localidad de Nueva Braunau, Puerto Varas, indicándose que ello ocurría desde que ésta tenía 8 años de edad; fue condenado finalmente por estupro. Al igual que hoy, las sospechas de manipulación rondaron a la madre de la víctima (hoy abuela de la otra eventual víctima), ya que la menor declaró in extenso ante la PDI en varias ocasiones y con detalles la forma en cómo se registraban los actos vejatorios, pero ya en el juicio, cambió la versión de los hechos asegurando que consintió todo desde los 14 años, justo la edad que permitió que no condenaran al pederasta por violación.

NOTA DE LA REDACCIÓN: A diferencia de otras denuncias por eventuales delitos de connotación sexual, en este caso La Opinión de Chiloé revela el nombre del imputado dado que se encuentra en el registro nacional de pederastas como condenado rematado.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios