Irán aplasta protestas por alza de combustibles: hasta 200 muertos y miles de heridos

Fotografía: @Bahariran7.

IRÁN (La Opinión de Chiloé/Agencias) — Multitudinarias manifestaciones, saqueos, incendios y caos ha reinado durante los últimos días en diversas ciudades de Irán luego del aumento del precio de los combustibles el pasado viernes, que ha desatado la una oleada de protestas por todo el país.

Fuentes locales confirmaron que todo estalló tras el anuncio de un alza del 50% en el precio de la gasolina para los 60 litros que pueden adquirirse con la tarjeta de racionamiento, por lo que el litro pasó de 10.000 riales (238,7 pesos chilenos) a 15.000 riales (358,1 pesos chilenos). El resto cuesta desde entonces a 30.000 riales (716,2 pesos chilenos). El país vive en racionamiento desde 2007, fecha en la que también ocurrieron violentas protestas.

El régimen persa decidió restringir el acceso a Internet para impedir que se difundan los llamados a manifestarse, mientras ha reprimido fuertemente a los que han salido a la calle.

En efecto, el 16 de noviembre, menos de un día después de que comenzaran las protestas, las autoridades implementaron un bloqueo casi total de Internet, cerrando casi todos los medios de comunicación en línea para las personas dentro de Irán. El apagón de información resultante sería un intento deliberado por parte de las autoridades para evitar que las personas compartan imágenes y vídeos de los disturbios y las decenas de muertos.

Según la ONG NetBlocks, la conectividad de Irán con el resto del mundo ha caído al 4% desde que comenzaron las protestas. 

Todas las redes móviles se han desconectado y existe un apagón nacional de Internet y telecomunicaciones casi total, aunque algunos usuarios todavía han podido acceder mediante el uso de redes privadas virtuales (VPN) y otros medios.

De acuerdo a Amnistía Internacional, al menos 106 manifestantes en 21 ciudades han sido asesinadas. La organización cree que el número real de muertos puede ser mucho mayor, y algunos informes sugieren que hasta 200 han muerto

Los medios estatales informaron solo un puñado de decesos, así como la muerte de cuatro miembros de las fuerzas de seguridad, aunque según organismos internacionales, los reportes del gobierno iraní no son creíbles.

El representante de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Alireza Miryusefi, dijo «las acusaciones infundadas y las cifras inventadas por parte de entidades occidentales sesgadas no alteran la determinación del Gobierno en la adopción de medidas económicas prudentes mientras se respetan los derechos humanos del pueblo, incluido el libre ejercicio de su derecho a protestar en un contexto pacífico».

Acotó que «cualquier cifra de víctimas no confirmada por el Gobierno es especulativa y no es fiable y, en muchos casos, forma parte de una campaña de desinformación sobre Irán desde fuera del país», ha destacado Miryusefi en otro mensaje.

Registros audiovisuales muestran a las fuerzas de seguridad usando armas de fuego, cañones de agua y gases lacrimógenos para dispersar las protestas, además de fuertes golpizas a manifestantes. Las imágenes de los casquillos de bala que quedaron en el suelo luego, así como el alto número de muertos resultante, indican que utilizaron munición real.

«Las autoridades deben poner fin a esta represión brutal y mortal de inmediato y mostrar respeto por la vida humana», dijo Philip Luther, Director de Investigación y Defensa para Oriente Medio y África del Norte de Amnistía Internacional.

«La frecuencia y la persistencia de la fuerza letal utilizada contra los manifestantes pacíficos en estas masivas protestas, así como la impunidad sistemática de las fuerzas de seguridad que matan a los manifestantes, generan serios temores de que el uso letal intencional de armas de fuego para aplastar las protestas se haya convertido en una cuestión de política estatal», añadió.

Para Amnistía Internacional, altos funcionarios del gobierno, incluido el Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, emitieron declaraciones que describen a los manifestantes como «villanos» y dieron luz verde a las fuerzas de seguridad para aplastar las manifestaciones.

El presidente Hassan Rohani salió a referirse a las protestas este miércoles, afirmando que «nuestro pueblo salió victorioso varias veces frente al complot de los enemigos y de nuevo ante los motines», mientras la televisión oficial difundía imágenes de movilizaciones favorables al gobierno.

«Los anarquistas que salieron a las calles eran poco numerosos» dijo, y que actuaban debido a «un complot urdido por las fuerzas reaccionarias de la región, los sionistas y los estadounidenses». Por ello, acotó que «No lograron éxito los que habían planeado crear inseguridad y que la gente saliera a las calles en oposición al sistema (teocrático del país)».

Irán, un país petrolero miembro de la OPEP aliado en América Latina con Venezuela (además de Bolivia durante la presidencia de Evo Morales y Argentina en la época de Cristina Kirschner), vive una profunda crisis económica agravada por la salida unilateral de Estados Unidos en 2018 del acuerdo sobre el programa nuclear iraní y el restablecimiento de graves sanciones.

Fotografía: Nina Ansary.
Fotografía: Iran News Wire.
Fotografía: Iran News Wire.
¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios