Quellón: subcontratista de nuevo hospital se habría “escapado” con $120 millones

Fotografía: Claudio Cárcamo.

QUELLÓN (La Opinión de Chiloé) — Un conflicto de carácter civil es el que por estos días mantiene enfrentados a varios proveedores de distintas comunas de la región de Los Lagos con la empresa Besalco, a cargo de las obras del flamante nuevo Hospital de Quellón, y que se vincula a deudas por servicios contratados por un tercero. El tema eso sí no es tan sencillo como aparenta dado que existe un enorme enredo sobre quién realmente es el que debe hacerse cargo de las deudas que podrían empinarse sobre los 120 millones de pesos.

De acuerdo a antecedentes preliminares recopilados por La Opinión de Chiloé, detrás de todo el problema se encontraría la empresa subcontratista Ariterra Limitada de Lampa, que habría sido mandatada por Besalco para realizar varios trabajos de remoción de tierras en la zona donde se levantará el nuevo recinto de salud; ésta, a su vez, solicitó a varios prestadores de las comunas de Quellón, Ancud, Quemchi, Puerto Montt y Llanquihue para que colaboraran en tales labores, acuerdos que incluso, en algunos casos, fueron de palabra sin contrato escrito de por medio.

Las faenas se realizaron y los pagos nunca llegaron, estimándose en primera instancia un monto de 114 millones de pesos, que ha subido a cerca de 120 millones con la aparición de más afectados durante los últimos días. La mayoría son transportistas, aunque también se encuentra una estación de servicio y residenciales.

Desde el grupo de reclamantes aseguran que cuando se constató que el pago nunca llegaba, se contactaron con la empresa mandante (Besalco) quien aseguró que sí le había desembolsado decenas de millones a Ariterra, y que por lo tanto, sería esta la encargada de solucionar todo. Sin embargo, ello no ocurrió, por lo que según el vocero Ricardo Carillanca, habrían tomado nuevamente contacto con Besalco y ésta les habría prometido que se haría cargo de las facturas impagas solicitando que se las hagan llegar; un mes después, la respuesta fue negativa aseverando que no existía un contrato con ninguno de ellos para liberar los recursos, y que debían recurrir a Ariterra que era el que realmente les debía.

El tema es complejo, ya que tras supuestamente recibir los recursos de Besalco, la empresa santiaguina retiró sus equipos de Quellón y se fue sin pagar hace varios meses. En conversación con La Opinión de Chiloé, el alcalde de Quellón Cristian Ojeda Chiguay mostró su preocupación sobre lo que está pasando esperando que “la empresa subcontratista pague, es muy importante para [nuestros] proveedores locales”, llamando eso sí a que los afectados “tomen sus resguardos y [comiencen] acciones civiles”, aclarando que en varias ocasiones desde el municipio se les ha ofrecido apoyo para que busquen asesoría legal; además, agregó que tomó contacto con Ariterra quien adujo que “Besalco le debe una factura, [pero] el problema es que se fueron y no pagaron nada”.

Durante esta tarde una representante del Ministerio de Obras Públicas se reunirá con los afectados, aunque desde la entidad estatal fueron tajantes al aseverar que es poco probable que se puedan hacer cargo del pago porque ello debe exigirse por la vía judicial porque es un conflicto de carácter civil; además, aclaró que Ariterra no está en el registro autorizado del MOP y que acá no se está hablando de deudas laborales sino que de servicios mercantiles que sólo pueden hacerse exigibles en tribunales al deudor, que en este caso, sería la empresa que se fue de la ciudad puerto sin desembolsar un peso.

La Opinión de Chiloé confirmó que Carolina Mellado, Directora de Arquitectura del MOP, está viajando a Quellón para abordar este tema que mantiene tácitamente paralizadas las obras del Hospital. La inspección fiscal será la encargada de exigir a Besalco que busque una solución a lo que está pasando, no descartándose por ahora que sea ésta la que demande civilmente a Ariterra.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios