Femicidio de isla Caguach: peritan ropa con sangre encontrada en dependencias de Saesa

Véase también:
Quinchao: prisión para imputado por femicidio 47° de 2019. Habría planificado fríamente el crimen.
Femicidio en isla Caguach, Quinchao: detienen a 2 personas, entre ellos funcionario de Saesa.
Quinchao: informe revela un sospechoso en homicidio de isla Caguach. Está vigilado.
Quinchao: confirman identidad de mujer tras posible homicidio en isla Caguach.
Quinchao: Brigada de Homicidios a isla Caguach tras hallazgo de mujer fallecida.
Quinchao: PDI en frenética búsqueda de asesino(s) de mujer en isla Caguach.

ISLA CAGUACH, QUINCHAO (La Opinión de Chiloé) — Nuevos antecedentes detrás del brutal femicidio ocurrido en diciembre de 2019 al interior de una vivienda de isla Caguach, Quinchao, se revelaron recientemente en una nueva audiencia donde la defensa del único de la muerte de Mónica del Carmen Mansilla Muñoz (54 años) buscaba sacarlo de la cárcel, lugar donde se encuentra cumpliendo prisión preventiva.

De acuerdo a fuentes judiciales consultadas por La Opinión de Chiloé, durante este lunes se realizó una nueva audiencia de revisión de medidas cautelares en el Juzgado de Letras, Garantía y Familia de Quinchao, instancia donde la defensa otra vez intentó que se decretara arresto domiciliario total, aunque ahora no se esgrimió el supuesto peligro derivado de la pandemia como la vez anterior, sino que la presunta debilidad en las pruebas en este estadio procesal.

Sin embargo, tanto de la Fiscalía local de Quinchao como de la parte querellante del Sernameg rechazaron que se otorgue el cambio de cautelar, revelándose que durante el transcurso de la investigación se han seguido encontrando medios probatorios que inculparían a Carlos Iván Vivar Vivar, aunque aún hay peritajes pendientes.

Entre ellos, diversos análisis estarían pendientes respecto a varias muestras de tierra, arena, cabello y fluidos que se levantaron tanto en el sitio del suceso como en vestimentas de la víctima y el imputado, incluyendo ropa con manchas pardorojizas que Mónica del Carmen que se encontraron escondidas en el lugar de trabajo del sujeto.

Por lo tanto, oídos a los intervinientes, el juez determinó mantener la prisión preventiva del sujeto. Además, se amplió el plazo de investigación por 90 días más.

Hay que recordar que tal y como consignó La Opinión de Chiloé, el imputado fue formalizado el 2 de marzo pasado como presunto autor en grado de consumado del delito de femicidio, ello luego que la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones que buscaron determinar a quién o quiénes estaban detrás del crimen de Mónica del Carmen, quien fuera encontrada sin vida en su vivienda de isla Caguach, comuna de Quinchao, el 19 de diciembre de 2019.

El imputado se transformó en el principal sospechoso del crimen y fue indagado de manera reservada al menos desde enero de este año por diversas razones, fueron expuestas en un reportaje el 11 de ese mes por La Opinión de Chiloé, a pesar de las presiones para que no fuera publicado, antecedentes que posteriormente fueron corroborados ante el tribunal para dictaminar la prisión (ver nota relacionada).

Hay que recordar que según el fiscal de la causa, Luis Barría Schneeberger, el caso no ha sido sencillo ya que el aludido habría intentado eludir la acción de la justicia acusando que él «de manera preconcebida maquinó este hecho», añadiendo además que «estableció bastantes líneas que tienden a confundir a la Brigada de Homicidios [como por ejemplo], inventó pruebas o eliminó pruebas igualmente, lo que da cuenta que efectivamente las diligencias de investigación se retrasaran».

«No obstante ello, con la cooperación de un testigo clave en estos hechos, más toda la prueba indiciaria, se pudo establecer la participación del imputado», precisó, sospechándose también de la existencia de una cómplice, quien sería pareja de Vivar Vivar.

Sobre esta mujer que fue aprehendida junto con el sujeto, su participación no está del todo clara y no se ha descartado, ello en atención a declaraciones de testigos que al menos, la sindican como potencial cómplice y/o encubridora.

Para la Fiscalía, la libertad del sujeto representa un peligro para la seguridad de la sociedad, y en especial para los vecinos del sector La Capilla de isla Caguach, todo por la forma en que se gestó el asesinato y la planificación que habría demostrado para cubrir sus huellas. A ello se añade la existencia de un riesgo de fuga.

El crimen queda al descubierto

Mónica del Carmen Mansilla Muñoz fue encontrada sin vida por su hermana sobre su cama con un cobertor cubriéndola completamente. Presentaba evidentes signos de haber sido agredida y estaba con sus vestimentas algo «desplazadas».

El análisis externo policial del cadáver dio cuenta de lesiones atribuibles a terceros, esto es, hematomas en rostro, brazos y piernas, por golpe y agarre, además de marcas concordantes con una asfixia por estrangulamiento utilizando para ello un elemento duro.

La forma en cómo se habría dado todo fue expuesta grosso modo durante la audiencia, aseverándose desde el ente persecutor que el femicidio habría ocurrido cuando fue atacada mientras se encontraba dormida, recibiendo golpes de puño en el rostro, pecho, brazos y piernas. En medio de esta dinámica, la víctima habría logrado salir al patio de su domicilio a pedir ayuda sin respuesta y el sujeto habría continuado la golpiza para ingresarla a la casa para estrangularla.

Posteriormente, el aludido huyó del lugar de los hechos dejando a la mujer sobre su cama y con el rostro cubierto. Fuentes consultadas por La Opinión de Chiloé indican que esta no era la primera vez que Mónica del Carmen salía escapando de su casa pidiendo ayuda dado que en una ocasión anterior habría sido perseguida con un cuchillo por el mismo imputado sin recibir ayuda o sin que alguien denunciara.

El Informe de Autopsia n.° PM-T-369-19, del Servicio Médico Legal de Puerto Montt, es consistente al exponer la existencia de una gran cantidad de lesiones vinculadas a una atroz golpiza en distintas partes del cuerpo, con al menos 25 hematomas de mayor y menor tamaño de pies a cabeza, incluyendo una fractura en la columna. Los detalles se omitirán.

«Las lesiones que se evidencian en el cuerpo son recientes, vitales y letales, con elementos de participación de terceros, siendo la causa de muerte del tipo homicida. La data de muerte de la occisa se evalúa desde el ingreso al servicio el día viernes 20/12/19 a las 11.30 am y desde ese instante se calcula una muerte aproximada mayor a 28 horas y menor a 31 horas», dice el informe.

La licenciatura del 18 de diciembre

La noche del miércoles 18 de diciembre se licenciaron varios niños de octavo básico de la Escuela Rural Caguach, desarrollándose una fiesta en dicho establecimiento, al que asistieron los vecinos del sector.

Luego de una cena, se realizó un baile amenizado por un grupo musical venido de Quellón. La víctima participó activamente compartiendo con distintos vecinos, siendo observada por el sospechoso (su expareja). No era la primera vez que era vigilada, toda vez que existen antecedentes respecto a que antes era «espiada» desde casas vecinas por el mismo sujeto, haciendo que la mujer viviera en permanente estado de tensión, manteniendo las luces de su casa encendidas de forma permanente.

El día de la fiesta, el aludido se retiró temprano a casa de un familiar donde fue llevado en vehículo por un vecino; dos testigos lo vieron llegar y retirarse a su dormitorio sin saber nada más de él hasta el otro día.

Posteriormente, la víctima decidió ir a su casa acompañada por una sobrina, aproximadamente a las 02.00 horas de la madrugada del jueves 19 de diciembre, revisando que nadie hubiese ingresado por detrás a su vivienda, retornando a la fiesta para luego retirarse de ella aproximadamente entre las 03.30 y las 03.45 horas; fue acompañada por dos sobrinos hasta la puerta, donde ingresó utilizando sus llaves.

El homicidio ocurrió posterior a esa hora, probablemente cerca de cuatro horas después cuando el imputado ingresó para encontrarla dormida y matarla.

Las actitudes dudosas

Varios vecinos entrevistados en isla Caguach coinciden en que Vivar Vivar siguió con su vida normal, aunque eso sí, no ha dejado de llamar la atención que reiteradamente ha manifestando a los vecinos que «las huellas van a decir la verdad».

El punto anterior sería relevante porque tanto en la casa de Mónica del Carmen como en dependencias de Saesa donde trabaja el aludido fueron observados y fijados fotográficamente, guantes de látex color blanco, tipo transparentes, de la misma marca. ¿Por qué alude a la existencia de huellas dactilares?

También, cuando fue entrevistado, conminó a los detectives a solicitar el registro GPS de la camioneta que maneja y que es propiedad de Saesa, a sabiendas que el monitoreo se encontraba fuera de servicio la semana del 16 al 22 de diciembre ya que sus jefes lo habían notificado.

O sea, se podía desplazar sin problemas por la isla al estar sin la supervisión de sus superiores. ¿Por qué alude a la existencia del GPS cuando se le había avisado días antes que ese 19 no funcionaría?

Afirmó además que el día del homicidio estuvo todo el día en las dependencias de Saesa, sin embargo, en horas de la mañana fue comprar zanahorias a un local que queda al lado de la casa de la víctima (a esa hora ya habría estado fallecida), algo extraño porque rara vez iba a comprar al negocio y cuando lo hacía, era para comprar cigarros sueltos.

También fue visto al mediodía manejando la camioneta sin GPS acompañado de otra persona. ¿Por qué ocultó sus viajes en horario de trabajo?

Por otro lado, el mismo 19 de diciembre, un operador de lancha recibió un raro llamado telefónico por parte del sospechoso preguntando si Mónica había abordado la nave de pasajeros en la mañana para ir a Achao. Era la primera vez que el operador recibía un llamado de ese tipo por parte del sujeto, más cuando la mujer tenía su propia embarcación para desplazarse entre las islas, lo que era conocimiento de todos en la ínsula y más en el caso de Vivar Vivar.

Adicionalmente, en los interrogatorios previos a la detención se apreciaron varias inconsistencias y/o contradicciones en sus relatos, e incluso falsedades. Días después, apareció el testigo clave ya referido anteriormente que vio entrar al imputado a la casa de la víctima y mantenerse en ella por largos minutos.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios