Castro: fijan juicio por femicidio frustrado. Mujer fue al Hospital apuñalada y no fue auxiliada

Fotografía: José Martínez. En la foto: mujer víctima de violencia de género llorando.
Véase también:
Castro: sujeto habría apuñalado a su expareja dejándola grave; quedó en prisión preventiva.

CASTRO (La Opinión de Chiloé) — A siete meses de revelarse un violento incidente que terminó con una mujer internada de gravedad en el Hospital Dr. Augusto Riffart de Castro tras ser apuñalada por su conviviente, a lo que se sumó una dolorosa espera de alrededor de 16 horas para que alguien la tomara en serio en el principal recinto asistencial de la provincia, finalmente el Ministerio Público de Castro ingresó la acusación para planificar el juicio oral en contra del presunto responsable que actualmente se encuentra en prisión preventiva. Así, se fijó la celebración del juicio para el 8 de enero de 2019.

Según la acusación de la Fiscalía a la que accedió La Opinión de Chiloé, alrededor de las 5.00 horas de la madrugada del 29 de marzo de 2018, Luis Marcelino Rivera Barrientos (53 años) se habría enfrascado en una discusión con su conviviente identificada como G.B.G.S. (39 años) al interior de su domicilio ubicado en calle Piloto Pardo, instantes en que el sujeto tomó un cuchillo y le propinó una estocada en el abdomen, debido a lo cual la mujer resultó con una “herida penetrante abdominal en hipocondrio derecho, lesión traumática en páncreas”, de carácter grave que de no haber recibido atención médica oportuna le habría causado la muerte.

Lo insólito del caso es que tras recibir la estocada, la víctima fue al hospital y cerca de las 7.00 de la mañana fue dada de alta sin que se percataran de la grave lesión que tenía; es más, volvió a ir al centro asistencial y estuvo esperando por varias horas en el Servicio de Urgencia sin que recibiera atención, por lo que decidió retirarse a la casa de su madre. Fue ahí donde ya no aguantó el dolor y cerca de las 17.00 horas fue remitida de nuevo al hospital para que recién cuatro horas después ingresara a pabellón en estado grave por una perforación del intestino, pérdida del bazo y una severa lesión en el páncreas: 16 horas después de ser apuñalada.

El eventual desinterés del equipo médico no terminó ahí ya que nadie denunció lo que le pasó. Sólo una “inocente” consulta a las policías de una prima, quien casi dos semanas después intentó saber las razones por las que Rivera Barrientos no había sido detenido, activó los protocolos coordinándose un allanamiento para levantar pruebas del ataque mientras se detuvo al sospechoso que quedó en prisión preventiva.

En el relato de la mujer que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé, indica que el ataque ocurrió en la cocina y que el imputado “intentó seguir dándome más estocadas, pero su hija Montserrat se puso en medio y le comenzó a retener los brazos, aprovechando aquello, salí arrancando (…) por una ventana”. Actualmente posee asesoría de un abogado del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género.

Para el Ministerio Público, los hechos descritos constituyen el delito de Femicidio, prescrito y sancionado en el artículo 390 del Código Penal, cabiéndole al acusado una participación de autor, en los términos del artículo 14 Nº 1 y 15 N° 1 del Código Penal, en grado de frustrado. Por ello, se está solicitando la pena de trece años de presidio mayor en su grado medio, el comiso de todas las especies incautadas, más las accesorias legales y costas, e incorporación de huella genética en el Registro de Condenados.

Respecto a una demanda indemnizatoria en contra del Servicio de Salud por la forma en que se trató su caso al interior del Hospital de Castro, se desconoce si ya se han iniciado gestiones.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios