Dalcahue: estudio revela malos hábitos orales en niños de 3 a 6 años

DALCAHUE (La Opinión de Chiloé) — El crecimiento y desarrollo armónico de los maxilares y de la oclusión (en términos simples, la mordida) puede verse alterado por diversos factores, entre ellos algunos genéticos, musculares y dentales; sin embargo, uno de los que puede constituirse como el factor etiológico principal en la génesis de alteraciones es la presencia de malos hábitos orales en los niños. Dentro de éstos, se pueden mencionar la succión (de mamadera, chupete y/o dedo), la interposición (del labio, objetos y/o comerse las uñas), la deglución atípica (masticar y tragar alimentos inadecuadamente) y la respiración bucal, todos considerados como potenciales agentes que podrían llevar al desarrollo de una anomalía dentomaxilar (ADM).

En efecto, tales prácticas aumentarían enormemente la probabilidad de modificar la posición de los dientes y la relación o forma de las arcadas dentarias; incluso, tal y como reveló en 2003 una tesis de grado para optar al título de Cirujano Dentista titulada “Anomalías dentomaxilares, malos hábitos orales y alteraciones fonoarticulatorias en la población endogámica del Archipiélago de Juan Fernández” presentada en la Universidad de Chile que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé, tales malos hábitos podrían tener una relación en la forma de hablar de los menores impactando potencialmente en la creciente tasa de estudiantes que ingresan a escuelas de lenguaje.

Particularmente en el trabajo que se realizó en Dalcahue, una tesista de la Universidad Andrés Bello buscó determinar en su tesis para optar al grado de Cirujano Dentista la prevalencia de malos hábitos orales y su asociación con anomalías dentomaxilares (ADM) en la población infantil de 3 a 6 años presente en una conocida escuela de lenguaje de la ciudad de las dalcas.

Para ello, se seleccionó una muestra de 89 menores cuyos padres consintieron informadamente a participar en el estudio. El 39,3% de los niños correspondieron a mujeres y el 60,7% varones. En relación a la distribución según edad, el 20,2% tenía 3 años, el 30,3% tenía 4 años, el 37,1% tenía 5 años y el 12,4% tenían 6 años.

Así, en la tesis titulada “Prevalencia de malos hábitos orales y su asociación con anomalías dentomaxilares en niños de 3 y 6 años, Comuna de Dalcahue, Chiloé. 2016” que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé se indica que aunque no se encontró evidencia suficiente para rechazar la hipótesis respecto a una relación entre malos hábitos y presencia de ADM, si se pudo determinar que la prevalencia general de malos hábitos orales fue del 78,3%, siendo el de mayor frecuencia la respiración bucal (48,3%), seguido de onicofagia (comerse las uñas, 36%), interposición labial (30,3%), succión digital y succión de mamadera (24,7% respectivamente), interposición otro objeto (5,6%) y succión de chupete (3,3%).

Respecto a las anomalías dentomaxilares más prevalentes, la mordida invertida fue la de mayor frecuencia (10,1% de los menores), seguido de la mordida cruzada derecha y mordida vis a vis derecha (3,4% respectivamente), la mordida vis a vis izquierda, mordida cubierta y mordida abierta anterior se presentaron en un 2,2% cada una, y por último la mordida cruzada bilateral y mordida vis a vis lateral se presentaron en un 1,1% cada una.

Comentarios

comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*