Muerte de 343 ballenas en el sur de Chile habría sido por la marea roja

Impacto causó entre la comunidad científica local e internacional, comunidades y autoridades la sorpresiva revelación de una masiva muerte de ballenas en las costas del sur de Chile durante el año 2015, y que partió cuando en abril un equipo expedicionario reportó cerca de una veintena de ballenas Sei (Balaenoptera borealis) varadas en las inmediaciones costeras del Golfo de Penas y Golfo Tres Montes.

Prospecciones posteriores terminaron por confirmar la muerte de 367 ballenas, por lo que un equipo de científicos se abocó a la tarea de determinar la o las causas de la muerte masiva de tales cetáceos, hipotetizándose preliminarmente que sería producto de la marea roja de la que se deriva una biotoxina que podía haber contaminado la cadena alimenticia provocándoles la muerte; luego, las corrientes eventualmente podrían haberlas arrastrado hacia la orilla.

Luego, el 6 de enero de este año un trabajo llevado adelante por 12 investigadores titulado Largest baleen whale mass mortality during strong El Niño event is likely related to harmful toxic algal bloom analizó una serie de posibles causas de la muerte masiva de ballenas determinando que la marea roja podría ser la razón más probable. El estudio, que se venía preparando ya desde 2015, generó controversia con otros expertos en ballenas por el secretismo con el que eventualmente se realizó sin mantener comunicación con el resto de la comunidad científica, varios de ellos expertos en conservación reconocidos mundialmente que habrían sido dejados de lado.

En el texto al que accedió La Opinión de Chiloé, los investigadores aseguran que “aunque en la mayoría de los casos la razón de las muertes no ha sido identificada de manera concluyente, algunos eventos de mortalidad de cetáceos se han vinculado a condiciones bio-oceanográficas, como la proliferación de algas nocivas. (…) En marzo de 2015, se reportó una de las mayores mortalidades masivas de ballenas barbadas en un golfo en el sur de Chile. Aquí mostramos que la muerte sincronizada de al menos 343 ballenas, principalmente Sei, se puede atribuir a blooms de algas nocivas“.

La investigación asevera que “la presencia de toxina paralizante de los mariscos (TPM) en mitílidos de la zona y en las carcasas de ballenas así como la ausencia de evidencia de otras causas de muerte deja a la intoxicación por veneno paralizante de los mariscos (VPM) como la causa más probable de muerte. Aunque también se detectó toxina amnésica de los mariscos (TAM) en una de las muestras de contenido estomacal, no se cree que sea la causa del evento de mortalidad masiva ya que no fue detectada por las estaciones de control de toxinas”.

El resultado anterior viene a corroborar lo que el Ministerio Público de Puerto Aysén había confirmado con las primeras 30 ballenas encontradas muertas: fue producto de una intoxicación con biotoxinas  (marea roja) presente en el plancton de la zona en agosto de 2015.

Los antecedentes anteriores son de enorme importancia para la zona chilota, especialmente por la amplia presencia de marea roja que tuvo lugar el 2016 y su eventual reaparición este 2017: la costa noroeste de Chiloé es el lugar de mayor concentración de ballenas azules en el hemisferio sur, desconociéndose si la proliferación de algas nocivas ha tenido algún efecto en esta especie.

Fotografías: Häussermann V, Gutstein CS, Beddington M, Cassis D, Olavarria C, Dale AC, Valenzuela-Toro AM, Perez-Alvarez M, Sepúlveda HH, McConnell KM, Horwitz FE, Försterra G. (2017)

Comentarios

comentarios

Be the first to comment on "Muerte de 343 ballenas en el sur de Chile habría sido por la marea roja"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*