Curaco de Vélez: afirman que Director de Control ostenta título que no tiene

CURACO DE VÉLEZ (La Opinión de Chiloé) — Un enorme escándalo se cernería nuevamente sobre la Ilustre Municipalidad de Curaco de Vélez luego que uno de sus concejales, Camilo Maldonado (RN), anunciara que habría solicitado a la unidad regional de la Contraloría General de la República indagar sobre presuntas irregularidades en los antecedentes del currículo del Director de Control de tal municipio, Alonso José Hernández Díaz, quien asegura, habría mencionado en diversos documentos tener un título universitario que realmente no tiene (Ingeniero Comercial).

El asunto no es menor dado que además de su posición como Director de Control, es el encargado de la Ley de Transparencia al interior del municipio según el portal de transparencia activa, donde Hernández aparece como Contador Auditor e Ingeniero Comercial (ver aquí). Hay que recordar que Curaco de Vélez es una de las comunas con peores índices de cumplimiento en transparencia activa en Chiloé, y una de las peores de todo Chile respecto al tratamiento que le dan a las solicitudes de información pública que recibe (Derecho de Acceso a la Información), por lo que si se comprobara que el funcionario no tiene un título profesional que aseguraría tener, entonces instalaría un enorme manto de dudas sobre la información que se expone precisamente a través del portal de transparencia activa municipal.

En conversación con La Opinión de Chiloé, Maldonado aseveró que Hernández “hizo una declaración jurada en Achao diciendo que es contador auditor e ingeniero comercial, firmado por el notario de Achao; el municipio lo contrató a honorarios por los dos títulos”, agregó además que “él señala ser titulado de la Universidad Austral de Chile en un programa especial para titulados; se hicieron las consultas y no”.

La Opinión de Chiloé remitió una solicitud de información a la Dirección de Estudios de Pregrado de dicha institución de educación superior pero aún no recibe respuesta. Sin embargo, según los estándares de esa casa de estudios que la ubican dentro de las 36 mejores universidades de América Latina y el Caribe (QS Rankings), para ingresar a la carrera de Ingeniería Comercial se requiere PSU y no hay programas especiales de titulación vigentes; es más, uno de los requisitos esenciales para cualquier titulado es la realización de una tesina (o tesis antes de la reestructuración de la carrera asesorada por la Agencia Alemana de Cooperación GTZ a fines de los noventa) y de un examen de grado obligatorio de dos días donde se evalúan tópicos de Finanzas, Economía y Administración: el aludido nunca ha aparecido registrado en las convocatorias.

El asunto no versaría sobre si se presentó o no un documento donde se “acreditaba falsamente” tener un título universitario, sino que en el hecho de decir que se es Ingeniero Comercial sin serlo; de hecho, el 25 de agosto pasado el aludido colocaba en su Facebook “ingeniero comercial, auditor, diplomado en teoría de sistema” (ver acá).

Por otro lado, La Opinión de Chiloé buscó en la base de datos de la biblioteca central de la Universidad Austral de Chile y no encontró algún trabajo de titulación con el nombre del funcionario, que por normativa vigente hace más de 15 años, se ingresan al sistema; tampoco encontró su nombre en los listados de titulados para el mismo período. Si alguien se jactó o no de ser lo que no es, eso lo verán los organismos competentes.

Camilo Maldonado añadió que el aludido habría agregado los datos “en su currículum que presentó cuando postuló al cargo de control”. El puesto de Director de Control se creó mediante el Decreto Municipal Exento n.°974 del 27 de agosto de 2014 y se llamó a concurso público; pero, mediante el Decreto Municipal Exento n.°1265 del 22 de octubre de ese año, se dejó sin efecto tal llamado, y ese mismo día, mediante el Decreto Municipal Exento n.°1.286 se ordenó realizar un llamado a concurso público de ingreso a la planta municipal donde curiosamente el único que resultó admisible fue Hernández Díaz, quien ocupaba el cargo de Administrador Municipal. En sesión ordinaria del Concejo n.°32 del 18 de noviembre de 2014, se aprobó su contratación, mientras que 10 días después se emitió el Decreto n.°1.460 donde se le nombra en su nuevo puesto, previa renuncia horas antes al otro cargo.

Según constataría el acta de revisión de antecedentes curriculares para evaluar la admisibilidad de ese año, aparentemente se cotejaron todos los datos. Luego, si lo señalado por el concejal Maldonado fuera cierto, ello implicaría que el ahora Director de Control debió haber sido declarado inadmisible por mencionar en su currículum (documento necesario para el concurso público) un título que no tenía.

La alusión a la carrera universitaria es observable tanto en notas de la página web del propio municipio como en documentación interna, aunque de manera interesante en la declaración de intereses no aparece (ver acá) ni menos en la presentación que realizó el secretario general de la Corporación Municipal de Castro Marcelo Fuentes cuando lo mencionó como uno de los flamantes consultores que llevó adelante la auditoría a tal repartición, y donde se desembolsaron 30 millones de pesos sin licitación y bajo el alero de una empresa que recién inició actividades ante el Servicio de Impuestos Internos en junio de este año.

La Opinión de Chiloé accedió además al Programa Anual de Auditoría Interna 2016-2017 aprobado el 30 de diciembre de 2016 para Curaco de Vélez, donde en cada una de sus 34 páginas tiene al pie de página “Director de Control Interno: Alonso Hernández Díaz Contador Auditor–Ingeniero Comercial”. ¿Es o no es Ingeniero Comercial? Aparentemente no, aunque lo haya repetido 34 o más veces en este y otros documentos. Nótese que está el timbre de visado de la Unidad de Control que él mismo dirige.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios