Ancud: escándalo en Hogar de niñas ex dependiente del Sename por denuncias de maltratos

Fotografía de contexto.

REPORTAJE DE INVESTIGACIÓN (La Opinión de Chiloé) — Un tremendísimo escándalo es el que sigilosamente se ha tratado de esconder a la opinión pública (hasta hoy) al interior del conocido Hogar de Niñas Laurita Vicuña de Ancud, recinto que atiende a menores con discapacidad intelectual y abandonadas, vale decir, pequeñas con un enorme nivel de vulnerabilidad social. El lugar tiene como misión “acercar el amor de Dios a cada uno de las niñas y los niños que residen en nuestros hogares, entregándoles la protección, cuidado, educación y formación que necesitan; trabajando para lograr la reinserción en sus familias”. ¿Hasta dónde llega ese “amor de Dios”?

Tal y como ha reportado La Opinión de Chiloé en varias ocasiones, el recinto ha sabido sortear —guardando silencio— varios incidentes vinculados a fugas de menores y horrorosos casos de vejaciones sexuales y violaciones perpetradas cuando algunas de ellas han salido del recinto; aunque varios de los casos se han judicializado, desde el lugar dependiente de la Fundación San Vicente de Paul se ha intentado mantener el hermetismo a pesar de horrorosos hechos que han afectado a algunas de las niñas.

En el marco de una serie de reportajes en preparación sobre la evolución de tales casos ante la justicia, La Opinión de Chiloé como medio independiente tuvo acceso a información relacionada a una indignante denuncia de abril pasado que pasamos a exponer, y que habla de la presencia de presuntos maltratos físicos y psicológicos contra pequeñas niñas en extremo vulnerables al interior de tal hogar donde estarían involucradas hasta cuatro personas adultas a cargo de su cuidado. Ello prende las alarmas al preguntarse si tales acciones pueden ser causal o no de que algunas de las menores terminen potencialmente fugándose ya que se habla que tales vejaciones serían de carácter “reiterados”.

Así, todo partió con una comunicación desde el Programa de Reparación del Maltrato (PRM) Ciudad del Niño de Ancud hacia los tribunales que relata algunos hechos de posible maltrato físico y psicológico a varias niñas describiendo tirones de pelo, golpes y lanzamiento de agua como forma de cesar los efectos de descompensaciones emocionales presentadas por éstas. Además, se indican amenazas vedadas donde las “tías” habrían reunido a las menores indicando que las expulsarían si hablaban, y que el Hogar ya tendría denuncias por lo que si “seguían” iban a cerrar el lugar, provocando llantos y cierta conmoción; por otro lado, se menciona que a algunas menores les habrían enrostrado que eran abandonadas, y que ellas como tías con poder de decisión “igual las podían dejar en la calle”, literal.

Los hechos referidos tendrían el carácter de reiterados, y lo más grave es que las víctimas serían pequeñitas de 5, 7 y 8 años, aunque también se refiere a menores más grandes. La Opinión de Chiloé confirmó que se mencionaron al menos cuatro funcionarias adultas como las que habrían protagonizado tales hechos, y a pesar del secretismo con que se ha manejado todo, este medio pudo indagar en la identidad de al menos dos de ellas, las que no serán reveladas por ahora a la espera de ser confirmadas.

Adicionalmente, dentro de su desesperación por los eventuales maltratos, las niñas evaluaron en algún momento redactar una carta con todos los hechos que ocurren al interior del Hogar, desconociéndose si ello finalmente se concretó. El Tribunal de Familia de Ancud ha interpuesto medidas de protección, alejando a tres personas de las niñas.

Por otro lado, según una fuente que conoce del caso, habrían otras dos funcionarias dependientes de la Corporación Municipal de Ancud que sabían de los maltratos y que nunca reportaron tales hechos; lo anterior fue a pesar que el artículo 70 de la Ley n.°19.968 permite que profesionales de la salud y de la educación denuncien actos de vulneración hacia menores sin necesidad de abogado ni nada, sólo de manera personal a través de una comunicación a los Tribunales de Familia. Sin embargo, desde el PRM Ciudad del Niño de Ancud se envalentonaron y decidieron informar activándose los protocolos para imponer medidas de protección. La Opinión de Chiloé está indagando en los nombres de las dos funcionarias de la Corporación y si existe alguna relación personal o profesional con las trabajadores involucradas del Hogar que las llevaron a no denunciar.

La Opinión de Chiloé se contactó directamente con el Hogar de Niñas Laurita Vicuña de Ancud para consultar respecto a estos hechos, desde donde se señaló que remitirían una respuesta de la Fundación San Vicente de Paul a la brevedad. Al cierre de esta nota, aún no es recibida.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Desde el Sename aclararon a La Opinión de Chiloé que el recinto dejó de ser parte de la Red y que actualmente es un organismo privado que no recibe subvención del Estado a través de dicho servicio tras negarse a realizar ajustes para el Sistema de Residencias el año pasado.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios