Preocupación tras único oferente en licitación de nuevo Hospital de Quellón

Fotografía: MOP Los Lagos.

QUELLÓN (La Opinión de Chiloé) — Pocas sonrisas se apreciaron este jueves 14 de septiembre en las oficinas del Ministerio de Obras Públicas en Puerto Montt luego que se procediera al acto de apertura técnica de las ofertas vinculadas al segundo proceso licitatorio para la construcción del futuro Hospital de Quellón, y que cuenta con un presupuesto oficial estimado de $41.972.090.000.-

Tal y como consignó La Opinión de Chiloé, tras el fracaso de la licitación anterior, el proyecto entró a reevaluación con lo que al presupuesto original de $27.031.973.000.- se le tuvieron que añadir $14.940.117.000.- para reiniciar todo, abriéndose un período para que quienes deseen construir el recinto, precalifiquen.

Así, en su visita a Chiloé en abril pasado, la Ministra de Salud Carmen Castillo indicó que al menos 11 empresas tenían interés en participar de las obras, pero tras el período de registro especial abierto por la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, sólo cinco empresas/consorcios quedaron habilitados, de las que cuatro terminaron comprando las bases de licitación.

Luego, de acuerdo al acta que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé, este jueves se develó que fue el consorcio que agrupa a la chilena Besalco S.A. y a la española Dragados S.A., el único que mostró interés. Aunque la apertura económica será el próximo 28 de septiembre a las 11.00 horas, en dicho documento se repiten dos nombres del proceso anterior: la chilena precalificó pero no participó y la española fue parte del consorcio que ofertó $48.459.527.667.- por las obras (con Claro Vicuña Valenzuela S.A. e Ingetal S.A.), y que representó en tal ocasión un duro golpe para el proceso porque era un 79,27% superior al presupuesto oficial.

Hoy, la licitación considera $41.972.090.000.- de obras civiles, pero el acápite 6.9.1 del oficio circular n.° 20 de 2017 del Ministerio de Hacienda que tuvo a la vista La Opinión de Chiloé, y que imparte instrucciones específicas sobre las materias que se indican, reseña que “ningún estudio básico, proyecto o programa de inversión podrá ser adjudicado por un monto que supere en más de 10% el valor de la recomendación favorable del Ministerio de Desarrollo Social”, por lo que Besalco y Dragados podrían pedir hasta $46.169.299.000.- por iniciar las obras sin obligar al Servicio de Salud  Chiloé a postergar y reevaluar otra vez.

El año pasado, Dragados y asociados ofertaron $48.459.527.667.-, monto superior incluso al presupuesto actual “ampliado” para concretar los trabajos, por lo que al conocerse que nuevamente la española oferta (aunque en unión con otro), la confianza al interior de salud se ha ido reemplazando con algo de preocupación.

¿La razón? La Opinión de Chiloé consultó a un analista de Deloitte Touche Tohmatsu Limited quien explicó que dentro del monto de la primera licitación informada en agosto de 2016, $2.510.278.284.- eran utilidades y $10.320.032.944.- gastos generales, por lo que si el análisis de precios y la estructura de costos en materiales, equipos y mano de obra se mantienen relativamente similares (ajustados al IPC), la única opción sería que en la propuesta del jueves, Dragados y su nuevo asociado hayan decidido ajustar las utilidades y gastos generales para eliminar la brecha de poco más de 2.290 millones de pesos.

Ese punto es el clave, ya que si no se hace, es bien probable que el Hospital se aplace para el próximo Gobierno, representando un enorme fracaso no sólo para el Servicio de Salud Chiloé, sino que para la actual administración, ya que el irreal presupuesto del año pasado atrasó en más de 12 meses el cronograma de construcción, dejando en entredicho a los equipos técnicos pagados con platas del Estado ya que el presupuesto aparentaba haber sido realizado por inexpertos y principiantes con millonarios sueldos.

De ocurrir lo anterior, se uniría a la larga lista de bochornos y traspiés que ha sufrido el proyecto de un nuevo recinto de salud quellonino, y que alcanzó su punto álgido cuando un informe de la Comisión Investigadora de Inversión Hospitalaria del Congreso, al que accedió La Opinión de Chiloé, llegó a la conclusión que los anuncios para su construcción realizados durante el Gobierno de Piñera se basaban en premisas falsas (junto a los hospitales de Ancud y Puente Alto). Al menos con el arribo del nuevo gobierno se elaboraron los diseños, se lograron las aprobaciones sectoriales correspondientes y se ha intentado licitar.

La adjudicación, está programada para el 18 de diciembre de 2017 cerca de las 20.00 horas siempre que el consorcio se encuentre dentro de los márgenes aceptables del presupuesto asignado.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios