Quellón: fueron a robar y quedaron en panne; uno quedó en prisión preventiva

Fotografía de contexto.

QUELLÓN (La Opinión de Chiloé) — Un sorpresivo vuelco tuvo una denuncia por robo realizada por el conductor de un vehículo menor quien, tras aseverar que le habían sustraído sus documentos cuando dejó su móvil abandonado por quedar en panne, se descubrió que en realidad tuvo el desperfecto mecánico cuando él y otro conocido delincuente desvalijaban una vivienda.

Según fuentes judiciales consultadas por La Opinión de Chiloé, el jueves 13 de septiembre Carabineros de Quellón recibió una denuncia que alertaba sobre un robo en el sector de Yaldad, dándose cuenta que un sujeto no identificado había quebrado un vidrio ingresando a una vivienda para posteriormente sustraer diversas especies, que luego fueron abandonadas en el patio del mismo. Las cámaras de vigilancia existentes en el lugar identificaron parcialmente al aludido y se visualizó un vehículo rojo rondando en el lugar, esperándolo, el que finalmente quedó abandonado a un costado del domicilio ¿la razón? se supo al otro día.

En efecto, el viernes se presentó en la Comisaría J.E.S.Ll. quien denunció el presunto hurto de los documentos de su vehículo, señalando que el día anterior lo estaba utilizando y que se le pincharon los neumáticos, por lo que debió dejarlo en el lugar y buscar asistencia. Al realizar las primeras diligencias, se descubrió que el móvil correspondía al que quedó abandonado en el domicilio donde tuvo lugar el robo; así, se informó inmediatamente a la fiscal quien instruyó que se le tome declaración voluntaria: fue ahí donde el sujeto habría reconocido que tuvo participación en el ilícito junto a otro sujeto, siendo él quien conducía y el otro quien ingresó al domicilio, no pudiendo sustraer las especies, porque el móvil quedó en panne.

Al verse acorralado, no tuvo otra opción que revelar la identidad de su acompañante, quien resultó ser nada más y nada menos que Ricardo Alejandro Ormeño Díaz, delincuente oriundo de Talcahuano que se encontraba en libertad condicional tras ser condenado a 10 años y un día de cárcel el 18 de enero de 2010 por un violento robo a un vecino de Quellón en coautoría con su cuñado, y donde la víctima quedó desfigurada tras ser golpeada con un bate de béisbol. Además, estaba siendo investigado por un reciente robo en Pidpid, Castro, luego que fuera identificado por dos testigos; fue detenido a comienzos de septiembre y dejado en libertad con medidas cautelares menores (ver nota relacionada).

La Fiscal de este nuevo robo en Yaldad señala que, como antecedentes de la investigación, se encontró en el vehículo abandonado un comprobante de recarga de celular. Se verificaron las cámaras de seguridad del local comercial en que se hizo dicha recarga el día y hora respectivo, comprobando que el sujeto que lo hizo tiene las mismas características de la persona que captaron las cámaras del domicilio donde tuvo lugar el robo. Efectuado un análisis en el sistema biométrico, resultó tratarse de Ricardo Alejandro, por lo que se ordenó su inmediata aprehensión, algo que se concretó la madrugada de este domingo.

El delincuente pasó a control de detención y quedó con prisión preventiva como presunto autor del delito de robo en lugar habitado o destinado a la habitación; se fijó un plazo de investigación de 70 días. Respecto del otro imputado, considerando que éste no registra anotaciones por delitos contra la propiedad y que prestó declaración voluntaria ante funcionarios policiales, reconociendo su participación, lo que resulta contrario con una actitud de evadirse de la acción de la justicia, se rechazó la solicitud de ordenar su detención.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios