Aborto en 3 causales: sólo el Hospital de Castro estaría habilitado en Chiloé

CASTRO (La Opinión de Chiloé) — Conmoción nacional causó durante el mes de septiembre de 2017 la revelación del caso de una niña oriunda de la comuna de Quinchao que tras quedar embarazada por una violación de un familiar (confirmado por ADN), no pudo acceder a un procedimiento de interrupción del embarazo en el Hospital de Castro en el marco de la nueva Ley de Aborto, y cuya razón habría sido la negativa de facultativos de ese nosocomio (ver nota relacionada).

Tal y como consignó La Opinión de Chiloé, tras recibir autorización del tribunal respectivo, el Servicio de Salud Chiloé notificó que ningún médico en la capital provincial quería realizar el procedimiento, algo que aparentemente se extendía a todos los hospitales de Chiloé (y en la región). Dentro de las causales que se habrían entregado estarían la potencial falta de insumos y/o la inexistencia de capacitaciones y/o la falta del reglamento respectivo por parte de la cartera, por lo que desde la Subsecretaría de Redes Asistenciales se decidió trasladar a la menor al Hospital San José de la Región Metropolitana, donde el procedimiento se realizó sin más.

Sin embargo, ello puso en alerta al Ministerio de Salud ya que Chiloé es una zona donde los embarazos de niñas violadas son relativamente recurrentes e incluso ocultados; además, las presuntas justificaciones dadas implicaban entonces que había incapacidad para solucionar otros problemas que podrían afectar a las decenas de miles de mujeres en el archipiélago: abortos espontáneos incompletos, embarazos molares (causante del cáncer coriocarcinoma) o biopsias endometriales por ejemplo, procedimientos básicos disponibles hace más de 50 años en el mundo.

La cartera de salud entonces salió al paso de lo ocurrido en Castro indicando que “no se puede negar la atención a una paciente por el solo hecho de no estar dictados los reglamentos de la ley, en la medida en que se constaten los aspectos que la misma ley exige para las causales, pues la ley está vigente desde su publicación, el 23 de septiembre de 2017”, mientras que el exdirector del Hospital Dr. Augusto Riffart, Ricardo Salazar, también declaró que el recinto sí estaba en condiciones de efectuar la intervención “en la medida que esta solicitud llegue a nuestro establecimiento, nosotros como sistema de salud, y eso estoy hablando de toda la red, estamos preparados para ello”, pero en ningún momento se aclaró las reales razones por las cuales la niña no fue intervenida (ver nota relacionada).

Los meses pasaron, y el caso de la niña sigue su curso en los tribunales bajo prohibición de informar para las partes involucradas. Respecto a la ley que despenalizó el aborto en las tres causales ¿se puede hoy aplicar en Chiloé?

La respuesta a la interrogante es sí, hoy el reglamento ya está vigente (aunque modificado) por lo que no existirían justificaciones para negar la atención a alguna mujer salvo los expresamente consignados en la ley. En efecto, según el Ministerio de Salud, los recintos de Osorno, Puerto Montt y Castro poseen equipos técnicos y humanos para llevar adelante “teóricamente” la interrupción del embarazo en los casos en que alguna mujer vea en peligro su vida, o el feto sea inviable o la gravidez sea producto de una violación.

Ahora bien, ya se sabe que en Osorno, todos los médicos se declararon objetores de conciencia para la tercera causal, pero en Puerto Montt no hay inconvenientes ya que hace algo más de una semana se confirmó que una mujer fue sometida al procedimiento tras acreditarse violación. En Castro, las dudas persisten tras lo que pasó con la pequeña quinchaína que fue violada y la negativa de los facultativos a practicar la interrupción por razones que nunca fueron aclaradas; desde el Ministerio se asegura que hoy no ocurriría lo mismo, algo que está por verse.

¡Bienvenido! Puedes opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En La Opinión de Chiloé valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Sé parte de la conversación.

Comentarios